Chat with us, powered by LiveChat

Carruades de Lafite 2008

Bordeaux - Pauillac - 2° vino - Château Lafite-Rothschild
427,56 $
Botella de 0,75 L
Disponible
Embalaje seguro y seguro de transporte

Embalaje seguro y seguro de transporte

Pago 100% seguro
Pago 100% seguro
Almacenado en bodega con aire acondicionado
Almacenado en bodega con aire acondicionado
Características
Variedades de uva
Cabernet Sauvignon 51%
Merlot 45%
Petit Verdot 3%
Cabernet Franc 1%
Château Lafite-Rothschild

Château Lafite-Rothschild

Es imposible hablar de los grandes vinos del Médoc sin mencionar Château Lafite-Rothschild. Un Domaine cargado de historia, cuya reputación y prestigio sólo son equiparables a los legendarios vinos que nacen en él.

Antiguo señorío medieval, fue bajo Jacques de Ségur, de una familia de parlamentarios bordeleses, cuando se plantaron las primeras vides en los años 1670. Poco a poco, el vino fue adquiriendo una excelente reputación gracias a los avances técnicos, tanto en la corte real de Versalles como al otro lado del Canal de la Mancha, con la expansión del comercio con Inglaterra. Así, en 1787, Thomas Jefferson, embajador estadounidense en Francia en aquella época, lo elogió en sus notas de viaje.

El Château Lafite fue ascendido al rango de Ier Grand Cru Classé en 1855 con motivo de la Exposición Universal de París, distinción que comparte con el Château Latour, el Château Haut-Brion y el Château Margaux, así como con el Château Mouton Rothschild desde 1973.

El posterior auge de Château Lafite debe mucho a la familia Rothschild, ya que el Barón James de Rothschild adquirió la propiedad en 1868 y le dio su nombre a partir de esa fecha. Cuando el Barón Eric tomó las riendas en 1974, todo se puso en marcha progresivamente con el objetivo de modernizar y mejorar el rendimiento, para revelar el... Ver más ...

Notas de los críticos profesionales Carruades de Lafite 2008.

Wine Enthusiast
91/100
Bettane & Desseauve
16/20
Falstaff
93/100
Cellar Tracker
92/100

Descripción Carruades de Lafite 2008

Con su espléndido color rojo intenso y profundo con reflejos púrpura, Carruades de Lafite 2008 se nos revela con una nariz compleja.

Sabores de frutas negras como la mora y la grosella negra se mezclan con el cedro.

La vainilla, marcador de la crianza en barrica, apoya el conjunto, aportando más profundidad.

En boca, el vino es elegante y bien estructurado.

La riqueza aromática se confirma muy rápidamente con una gran concentración.

El paladar medio es amplio y los taninos son flexibles y sedosos.

El final, largo y persistente, sobre notas especiadas, deja una agradable sensación en el paladar.

A pesar de ser un Segundo vino, Carruades de Lafite 2008 se muestra armonioso y complejo e insinúa un buen potencial de envejecimiento.

Cargando ...